Semana de Andalucía: Entrevista Sonia Poveda

Semana de homenaje para el Día de Andalucía 2021. Entrevistas a apasionados y relacionadas con el flamenco. Hoy la única y espectacular Sonia Poveda.
Semana de Andalucía: Entrevista Sonia Poveda

Sonia Poveda inicia su carrera profesional en 1992, en el tablao “El Cordobes”. Cuatro años después forma parte del grupo “Cambalache” dirigido por el guitarrista Juan Gómez “Chicuelo”, donde colabora en el espectáculo “Suena Flamenco” de Miguel Poveda. Hace varios contratos en Japón, Tokyo, con “El Mistela” y Ramón Martinez.

En el año 2000 participa en el festival de Ciutat Bella de Barcelona con la compañía de baile “Con buen pie” compartiendo cartel con Manolo Sanlúcar. También presenta su espectáculo en el festival del “Grec” compartiendo cartel esta vez con Arcángel. Participa con Miguel Poveda en el festival de La Unión como artista invitada.

Finalmente, en el 2004 se viene a vivir a Sevilla donde trabaja en el espectáculo “Torero Alucinógeno” de Israel Galván y recorre algunos tablaos como “Los gallos”, “El Arenal” o “La casa de la Memoria”. De ahí su fama dispara y participa en la compañía de baile de “Eva la Yerbabuena” estrenando en Francia el espectáculo “5mujeres5”, la compañía en La Bienal de Sevilla el espectáculo “A cuatro voces” y realiza giras nacionales e internacionales con el espectáculo “Eva”. En 2006 de nuevo estrena en el teatro de la Zarzuela de Madrid y también en Bienal, el espectáculo “Huso de la memoria”. En 2007 comienza con el grupo musical “Ojos de Brujo” su larga gira “Techarí”.

Flamencos Online está súper feliz de tenerla como parte de nuestro equipo. Aprende más sobre ella en esta entrevista.

• Háblanos sobre un sitio especial para ti en Andalucía

El puente de Triana, en Sevilla, por varios motivos. Cuando llegué a Sevilla, hace 17 años, cruzaba ese puente todos los días para ir a la escuela de baile de Manuel Betanzos, y siempre le contaba a mis padres que vivían en Barcelona lo feliz que me hacia pasar por allí todos los días, porque sentía una energía especial. El río, el sol, el olor.. De mi casa al puente el camino era normal, pero al llegar allí, me envolvía una súper energía muy bonita... No se puede explicar... Y porque mi padre, que en paz descanse, lo hace debajo de ese puente, para siempre.

• ¿Estar vinculada al flamenco significa estar vinculada a Andalucía o tener el corazón un poquito andaluz?

Por supuesto. Aunque soy catalana, me flipa desde siempre la bulería de Jerez, la bulería de Utrera, los tangos de Granada, los tangos de Triana, las alegrías de Cádiz... Pero ha sido al venirme a vivir a Andalucía, cuando he tenido la oportunidad de vivirlo desde aquí, de tocarlo. Y ha sido entonces cuando todos esos palos del flamenco han tomado sentido para mí. Es verdad que no hace falta ser Andaluz para sentir y vivir el flamenco, pero también es verdad que vivirlo aquí es casi como tocarlo con las manos.

• ¿A qué edad empezaste en el flamenco y de qué forma? ¿Crees que hay alguna edad perfecta para empezar?

Lo bonito es ir cuando te llama, cuando el corazón te lleva.

Yo empecé como un juego cuando tenía 13 o 14 años. En mi barrio, había un local donde nos reuníamos los niños de todas las tardes y hacíamos playbacks, y otros juegos artísticos. Teníamos un amigo que sabía bailar Sevillanas y nos pusimos a aprender, pero no como una clase, sino como un juego.

Cuando ya las aprendimos, formamos un grupo que se llamaba “Desde Andalucía”. Bailábamos en las salas de Sevillanas, que se pusieron muy de moda en aquella época en Barcelona. Incluso nos presentamos a varios concursos, y casi siempre ganábamos. Se convirtió en algo muy divertido.

Y empecé a querer más, así que fui a varias academias de Baile, hasta que conocí a “La Tani”, la que sería mi maestra. Ella me propuso que si yo quería, ella me prepararía para entrar en un tablao de forma profesional porque me veía capaz, y por supuesto me dejé encantada. Y así fue. A los 17/18 años ya empecé de forma profesional en el tablao flamenco “Cordobés” allí en Barcelona.

No sé si hay una edad perfecta, hay niños que empiezan muy pronto y después van a otra cosa, y otros que empiezan ya más mayores y se hacen profesionales. Supongo que depende de cada persona.

Lo bonito es ir cuando te llama, cuando el corazón te lleva.

• ¿Cuál es la mejor forma de mejorar en la danza, canto o música?

Mucha afición, constancia, dedicación, amor, perseverancia... Pero sobre todo mucho amor por lo que haces, porque es lo que al final te mueve, te empuja y te lleva a donde quieres ir.

• ¿Cómo hubiese sido tu vida sin el flamenco?

Pues he tenido épocas en mi vida, en las que el flamenco ha estado menos presente. Ahora sin ir más lejos, con la pandemia. Tengo la capacidad de adaptarme a las situaciones sin problema. Pero mi alma sabe, que solo el flamenco, ha sido capaz de transportarme a otra dimensión. Si no existiera el flamenco, me habría perdido algo muy especial.

• ¿Tus mayores influencias o referentes en el mundo flamenco?

Mi mayor influencia, como comentaba anteriormente, fue mi maestra de baile: La Tani.

Después he seguido aprendiendo de muchas fuentes. Con el tiempo he aprendido a disfrutar de casi todas las formas y estilos de baile, porque cada una me aporta algo distinto. Desde el baile más racial de Farruquito a la vanguardia de Israel Galván, desde la sutileza y la elegancia de Matilde Coral a la fuerza de Manuela Carrasco. Eva la Yerbabuena, de la que tuve la suerte de formar parte de su compañía. Carmen Amaya, mi referente de la infancia, bailaora catalana... Y muchos más!

• Cuéntanos alguna actuación especial a la que le guardes un cariño especial.

Le guardo mucho cariño a una colaboración con Miguel Poveda en el teatro Fibes de Sevilla, porque fue un reencuentro muy emotivo con él en los escenarios después de muchos años. Y porque los dos vibramos en una energía muy especial que nos envolvió a todos.

• Un consejo para todo el mundo que no se atreva a iniciarse en el flamenco.

Lo primero de todo, es un trabajo interior. Dejar atrás los miedos y las comparaciones. Dejar atrás los juicios internos y los externos. Si vienes, que te mueva el amor, porque es desde ahí desde donde tendrás la fuerza y el motor para aprender. Todos, absolutamente todos los profesionales o grandes del flamenco han empezado sin saber. Todos. De una forma u otra, han aprendido. Lo único que te diferencia de ellos, es que estáis en una etapa distinta del camino. Sólo céntrate en ti y en tu propósito. Cada uno de nosotros es distinto y tiene su granito de arena para aportar su personalidad a este arte tan diverso y universal.